Cadeira 85 - Marlene Denis


Nombre y apellidos: María Marlene Denis Valle (Cuba-España) Poeta, narradora, profesora de letras y correctora de estilo Graduada de la Academia de Lenguaje y Edición en Barcelona, en el año 2009 Parte de su obra ha sido publicada en 40 antologías de diferentes instituciones culturales de América y Europa, -entre las que se encuentra "Anuario de la Poesía Cubana", Ed. Unión-, y recogida en medios de prensa de Cuba, Puerto Rico, Honduras, USA, Austria, Alemania y España. Ha sido traducida a varios idiomas. Numerosos eventos literarios coordinados. Es miembro de varias instituciones de Europa de organizaciones culturales y literarias. https://marlene-cumulos.blogspot.com.es/




A VECES ENTRAN GANAS

Si no viene la aurora
conseguiré toda la oscuridad
para ponerla a tus pies.
Algún día
si me faltan lazos para atarme al crepúsculo
tendré otro corazón
para arruinar en la paciencia.
Me sentirás a mitad del espejismo
de golpe
en desacuerdo con la legislación vigente.
Mis desatinos son encrucijadas.
Agítalos
para que se desconozcan sus piedras.


Del libro: EL CIRUELO DE SALAMANDRA

I- MAESTRA comienza periplo

Nada eterno es y todo fluye eterno

Hijo, se mueve...
¡Hasta la roca se mueve!
Avanza pausadamente entre la niebla
pues los rayos del sol hallarán nuestro beso
en la punta de cualquier labio
en espera de trigo y bonanza.
¿De qué sirve la pizarra si soporta la mentira
que bailotea vulgar con sus harapos
entre prohibidos faisanes?
Tropas fluviales amenazan
con desbordar el silencio.
¡Hijo, todo es alquimia!


Fragmentos de FLORES PARA EL VIGÍA

X

¿Quién iba a decir que aquella luz
era la de tu último día?
El encantamiento saltó en mil pedazos
sobre la vigilia que producen las bengalas.
¿Hacia dónde te llevó el estampido
de la noche de San Juan?
¡La crisálida de la memoria duele tanto!
Y tú, ¿dónde lates después de la matanza?

XI

Estás en las manos que golpean
el silencio de los mapas.
En la poesía quisiera regalarte
la armonía de las flores
y abrir el espacio que te faltó en el estertor.
Es importante que acontezcan en mi corazón
las horas que no encontré para salvarte.
Necesito darme la vuelta,
aplastar, de una vez, la pesadilla.

XXIII

El olivo desenfunda su gloria,
apunta a mi corazón para hacerme comprender
que nada hago con desgajar palabras,
que no puedo clonarte en el silencio...
Sin embargo, tu ladrido se mete en mi voz
y acusa al matarife,
y te sigo buscando, compañero que te has ido...

MDenis©Floresparaelvigía2010


Manifiesto Por La Vida
Hoy termina una larga jornada de eventos con la poesía como motor de cambio. Una versión más de Palabra en el mundo llega a la meta. Hacia mañana no sabemos lo que puede pasar, salvo un deseo de que todo sea mejor y por ello trabajamos desde el alba hasta la nueva aurora.
Hoy somos unos pocos resumiendo el sentir de cientos de millones. Lo nuestro son las palabras, el sentimiento, la imaginación. En este cruce de caminos, nosotros seguimos el de la vida, pero a diario nos sorprenden con los avatares del mercado y la menos vida impuesta como un puñal en la garganta.
Seguimos, afirmados en razones, imaginando la vida de otra manera. En ese futuro cercano si hay cambio, habrá poesía y con ella el florecimiento de las mejores capacidades humanas. Que el futuro sea el soñado, depende de cada uno de nuestros actos presentes. Para ello estamos al Alba.
Tito Alvarado

DIAGNÓSTICO

La niña de mis ojos me dice que no ve bien
que cambie los cristales
que si mi optometrista es bobo o qué.
Me dice que jamás vio tantos cadáveres juntos
todos maltrechos
todos cadáveres
y yo le respondo que mi optometrista
es demasiado listo y feo
y que no le pasa nada
que no toma anfetamina
ni sedantes para las bombas
que su único error fue recetarme estas lentes
que no pueden clausurar la visión
ante las miserias humanas.

MDenis©Palabraenelmundo2017


MADRE

Matriz de mi ansia
querido ser de espiga
en luna y solar

Acaríciame
el sendero en la noche
cercana al verso

Desde la vida
forjada que me has dado
va mi palabra

Rotundamente
entre flores y piedras
serena y feliz

Eres la llama
apacible y cantora
que arde en mi pecho

Primer intento de SIGLEMA 575
MDenis©2017


Epístolas de El Hijo

IV
Es el sueño no imputable a los astros quien podrá explicar este golpe. He roto las tablas de la ley. Judea podrá ser la amada perfecta, pero no lo es. No quiero réquiem por la inocencia. Aquí no hay inocentes. Justos y pecadores son tu propio delirio. Acomódame sobre las rocas, sobre puntos suspensivos... Déjame llegar en paloma a los verdes limbos de La Creación. ¡Hosanna! Hasta entonces bendíceme en el nombre de la paciencia. El séquito mercenario NO PASARÁ. Tampoco lo quiero. Asumí la claridad de los placeres y no opto por la recompensa de El Edén. Ya mi sangre rueda por tus manos. ¡No hay elegía posible! Olvídame en los domingos sin afeites y sin misa o recuérdame mientras desandas el barro.

XXIII
Mientras las serpientes no quemen su veneno habrá un hombre dispuesto al sacrificio, un holocausto sobre las ruinas, otra promesa... Puedo violar los mandamientos con el labio que ya no besa, con la orgía sacramental de otro cuerpo -no el que me diste-. Soy la unidad entre la sombra y mis clavos, pero puedo parir una luciérnaga. No necesito la silla para arrojar el cansancio ni el corazón. ¡Ya no! La llanura está desierta. La montaña también. Los que no han partido preparan la valija con su pedazo de fe. Sobre la cruz siempre habrá un cielo y sobre el cielo, otra fosa común.

XXXVII
No puedo ir al mar. ¿Ya para qué? Alguno quiere cortarse las venas, pero la cábala es irrefutable. ¿Cuántos hijos ofreces al monstruo? ¿Cuántos caen en la boca del escualo? ¡Y dices que esto es perdonable! Las pantallas están vacías, como siempre... Hay una esperanza anclada en lo profundo y no es un titanic. Da voces de éxodo, bocanadas de agonía... Las manos de aplaudir ahora, fabricarán su barca después. ¿Quién asegura que esto no es vana costumbre? Aquel que me niegue tres veces, me besará mil. Sobre un tablero de agua nos mantendremos en jaque. ¿Cuál es la maldita verdad en todo esto? Se me están gastando los pies entre mi casa y la bahía, y no respondes. Ni siquiera poseo un ala de mariposa para abanicar al delirio, ni otra reflexión con la que especular. No encuentro un funeral que nos invite a morir.

MDenis©Epístolasdelhijo93


DESDÉN
La mujer va a clausurar los sueños.
El péndulo ahuyenta a las bestias
que merodean el jardín
mientras ella abre de par en par su llanto
y no halla su natalicio ni los nombres
o su huella de lagarto
en el árbol pecaminoso.
Ha perdido las cintas de atarse la desidia
el suculento plato de comer la soledad.
La mujer ahora va a clausurar la magia.
Se desnuda.

M. Denis©1998

(Imagen tomada de la red)


A VECES ES BUENO GRITAR

Vas a cumplir una edad que nadie sabe
una condena que no te pertenece
mientras sigues desplazada hacia la duda
cada vez más cerca de la muerte.
¡Qué importa si te regala rosas frescas!
¡Qué importa!
Siempre regresas al instante en que sobrevives
a la manicura del olvido
al desierto de la casa.
¡Qué le importa tu burbuja de obediencia!
¡A él qué le importa
si bailas sobre el filo de su espada!
No aceptes el aplauso resignado del destino.
No seas tú quien ponga el luto cuando pasas.
¡Álzate en los brazos de la vida
y avanza!



ESTE SIMPLE MODO DE VER LAS COSAS

Nunca más podré sentarme a la derecha
del padre todopoderoso
allá en mi isla
ni a la izquierda
de los padrecitos fulminantes
que acechan en cada frontera
de los amaneceres furtivos.
Aquí nadie juega limpio
ni allá
ni nunca...
Este mundo está mal hecho.
Todos llevamos un trozo de caos en la mirada
y en la cartera
sus cuentas para el futuro
-que no existe-.
Yo sólo traigo malos poemas
desde mi lado más siniestro
donde alguna vez nace una rosa.


IBA A ESCRIBIR UNA CASA

El hogar
-espacio infinito entre cuatro paredes
que hube de abandonar sangrando nostalgias-
atesora el plomo del poema
y la hecatombe de una música sin voz.
La helada sobre el vientre
me acoge en acuarelas
que alucinan la gravedad de la náusea.
Seca estoy
antigua como pergamino.
La lealtad no es un museo
aunque se hable de alguna estrella
quebrada en las minas del calendario.
Y yo quiero tener palabra propia
o mi trozo de pan en versos puntiagudos.
La casa es mi semilla eterna
de pie
como los cadáveres mansos de la memoria.


ABUELO

De tanto mirar el infinito
tu rojo párpado claudicó para siempre
y no halló paz ni en el amor
donde fui amazona sobre hombros republicanos.
De tanto mirar el infinito
conquistaste la estrella hacia donde partiste
con paso de centauro y onomatopeyas del ayer.
Nuestra ronda entre silbos y gazapos
fue la marea de lo que nunca dijimos.
De tanto mirar, acudí al origen
sin darme cuenta que el invierno es más crudo
y la demagogia más perversa
que la sonrisa exiliada en la niñez.

MDenis©Versosalaire
(Imagen tomada de la red)


CABALGA LORCA POR MIS OJOS DE TIERRA (X)

Federico, de arcilla me he puesto las dos alas
para fundir mi cráneo con la vid que señalas
sobre la piel del aura, donde brillan los muertos
que muestran el camino y nos mantienen despiertos

Despiertos vibran, en su marcha, nuestros anhelos:
bandera tricolor, herencia de los abuelos
que regaron tus vestidos ante la muralla
donde buitres siniestros dispararon metralla

Metralla es en estas grietas la sed del helecho,
el sofoco que mantiene viva la templanza
y el tormento infinito que sacude mi lecho

Lecho de espiga que a la pena otorga el derecho
de hacer brotar la flor entre Dios y la esperanza
¡Ya viene el poeta con dos tiros en el pecho!

MDenis©Apesardelasequía2013


NOTA 14
Acudí a la cita con los dioses
en cierta noche de lujuria
donde la rima
se cocía entre copas y tormento.
Fui rota mientras derribaba columnas
tan atroces como el disparo
que atravesó a una libélula en el paisaje
o como esos fuegos de artificio
cuando rebotan en la pupila
y en la oquedad del horizonte.

MDenis©apuntesdeunasombra
(Imagen tomada de la red)


LOS MUERTOS NO TIENEN PRECIO
Para qué preocuparme cotidianamente
si todas las cabezas están condenadas
al martirio de soñar entre escorpiones.
El pórtico de la buena fe me golpea el rostro
mientras arde frente al calendario
sin oráculo que abra playas en los ojos de una estrella.
Siempre ondean penas en la memoria
cuando el rocío hace entrada en nuestro acontecer.
¡Ay lágrima seductora en los reclamos!
¿Cómo no aferrar una sonrisa
que me lleve más allá de los reptiles?
Presiento la insensatez en los moradores del averno.
En resumen:
la ilusión convive con las bombas.

MDenis©estevientotandiabólico


RETO
Mi corazón acepta la candidatura
a la gran epopeya de un siglo sin luz.
No voy a perderme en manantiales de ficción
ahora
cuando mi alma se viste de enjambre
entre paredones de falsa doctrina.
Tampoco gustaré de la miel.
Mi dolor transporta piedras como lunas
y conserva la honda de David.

MDenis©contraelmurodeloscastos


CANTO EN ACRÓSTICO A LA ESPERANZA
(como siempre, recordando a Federico)

Tierra tan sólo... Barro
Ilusión que desata los limbos
En precoz bienvenida a las almas
Romperé el lazo que me ata al olvido
Rugiré cual bestia que lame tu mano
Aún esperas por el júbilo eterno

Tengo por escudo la palabra:
Antes y después... mi anonimato
Normalmente en el punto de partida

Sólo Tierra
O Todo:
Lejanía
Omnipresencia

Tierra tan sólo: Pasto
Irreverente que me habita
Eres tú
Rosal, lago, paz en la quimera
Resina donde hundo el esqueleto
Ahora y después, Madre Nuestra.

MDenis©2013cantaresdemiplumasombría


VIERNES

"Clamando con una voz muy fuerte dijo:
Padre mío, en tus manos encomiendo mi espíritu"
Lucas 23,46

Dios mío, ¿por qué me has abandonado? La vida se puso en mi hombro cuando compartieron mis ropas y echaron a suertes mi poesía. Tuve sed y soporté el ansia infinita de la carne. Aquí pondrás los labios porque el amor deja huellas profundas. De lo contrario, los hombres se perderán para siempre... Luego desclavaré mi cuerpo. Mi sangre inundará las calles, los corazones... pero la gente no dejará de temblar...

MDenis©semanasantificada92


POEMA XVII (Elegidos)
El poeta marcha
con su carnada al hombro,
afila los bigotes del verbo
mientras rasura su ápice de certeza
en las esquinas.
Cada instante acicala los tornillos,
ajusta las puertas
para que sus demonios
no escapen de la vigilia
y los beatos
se apresten a escuchar
el jadeo de la guadaña.
Él sabe que del pálpito
nace un sol
y el sol proyecta cada paso
en la humareda del desierto.
Sabe que nunca será elegido:
jamás tocará las estrellas
aunque siempre quede París
bajo la almohada.
El poeta se va,
se funde
al reflejo de su cabeza de árbol
poseído por los ángeles.

MDenis©Apesardelasequía


Poema LI
(Para un 11-M en la memoria)

Alguien husmeará los cadáveres
mientras el azar corte el crepúsculo
con su infantería no sujeta al IVA
ni a deshilachadas banderas
o al suspiro trasplantado en la distancia.
Y yo
con todos los jueves en el lomo
habré aterrizado sobre estas líneas
que se fundirán al metal.
Sólo entonces partiremos.

MDenis©Andanzasférreas2014